Obispo chileno presenta renuncia ante casos de abusos sexuales

Santiago .- El obispo de Rancagua, Alejandro Goic, reconocida figura de la Iglesia Católica en Chile, renunció como presidente del Consejo Nacional de Prevención de Abusos Sexuales a Menores de Edad de la Conferencia Episcopal.

Dimisión indeclinable, subrayó el veterano obispo, hasta hace poco una de las personalidades que parecía mantenerse distante de los escándalos de casos de pederastia y trasgresiones sexuales de la iglesia en el país austral.

Pero fue salpicado dentro de la diócesis de Rancagua que dirige y se vio obligado a suspender a 14 sacerdotes por supuestas conductas cuestionables, muchas de las cuales confesas por los propios párrocos.

‘He presentado mi renuncia indeclinable al Consejo. Necesito concentrar todas mis energías en la diócesis para esclarecer todos estos lamentables hechos, con mis hermanos sacerdotes, apoyando a todas las comunidades (…)’, dijo Goic.

En entrevista que publica hoy el diario La Tercera, el prelado de 78 años de edad tuvo palabras especiales para las personas ‘que más han sufrido y han quedado sin su párroco’, en referencia a los expedientes revelados por el canal T13.

La cadena televisiva destapó en Rancagua, 85 kilómetros al sur de Santiago, casos de abusos y conductas impropias que habrían cometido presbíteros de la diócesis, en los que están involucrados menores de edad y una mujer.

El obispo Goic, uno de los participantes en el duro encuentro de tres días en el Vaticano con el papa Francisco, reconoció al conocerse el asunto que actuó ‘eventualmente sin la agilidad adecuada’ en la indagación sobre el sacerdote Luis Rubio y otros curas.

No obstante, aclaró en las declaraciones difundidas este sábado por La Tercera que sólo Luis Rubio está denunciado por abuso de menores, mientras que en torno a los otros 13 sacerdotes se iniciaron pesquisas para determinar responsabilidades.

‘Estas actividades no eran conocidas y yo no fui capaz de darme cuenta, si es que hubo signos visibles. Hoy tengo que reconocer que en eso fui poco cuidadoso’, admitió Goic.

Ayer se supo de un ataque incendiario a una iglesia en esta capital para agravar más la tensión persistente en Chile ante los casos de abusos sexuales de ministros católicos, tema en plena ebullición en el Vaticano.

Un grupo indeterminado de personas lanzaron tres bombas tipo molotov en el frontis de la parroquia Nuestra Señora de las Américas en la comuna de Conchalí, un barrio de la zona norte de Santiago.

Al cierre de la semana y tras una seguidilla de noticias de comportamientos torcidos de varios curas chilenos, este viernes se supo de la confesión de un clérigo colaborador del arzobispo de Santiago, el cardenal Ricardo Ezzatti.

El arzobispado de esta capital informó que el sacerdote Oscar Muñoz, quien era asesor directo de Ezzatti, admitió haber cometido abusos sexuales y fue removido de sus funciones en enero. PL

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.