Oslo .- A dos días de que culminara sin acuerdo una ronda de la negociación en Noruega para poner fin a la crisis en Venezuela, la validez o no de la iniciativa que impulsa Oslo sigue dando de qué hablar dentro del país sudamericano.

Al parecer, la negociación de Noruega no es la preferida de muchos de los que se oponen al presidente en disputa Nicolás Maduro, quienes desde hace mucho no tienen el diálogo como opción y en realidad lo que quieren es su salida inmediata del poder.

Otros, sin embargo, dicen que «un diálogo franco y abierto» es la vía para dejar atrás la grave crisis.

Los que se oponen, alegan que muchas veces Maduro usó el diálogo para dilatar su presencia en Miraflores y seguir impidiendo la democracia, el progreso y la libertad en Venezuela.

«Todo lo que está ocurriendo en Noruega es una gran farsa para ganar tiempo y usar ese tiempo para afincar sus estrategias defensivas y para aniquilar las fuerzas democráticas que estamos aquí y que no caemos en esa dinámica que es para mí de derrota (…) y este país no va a claudicar», dijo a la Voz de América la conocida opositora María Corina Machado el viernes.

También dijo que sabe que los «aliados hemisféricos no van a claudicar».

Pareció una alusión a países como Estados Unidos y Perú, que no han descartado la iniciativa de Oslo, pero han pedido «cautela», alegando similares preocupaciones a las que expone el gobierno encargado de Juan Guaidó. VOA/ Noticias