Ciudad de México .- El periodista Rogelio Barragán fue encontrado muerto y con huellas de tortura dentro de un vehículo en el céntrico estado mexicano de Morelos, informaron ayer fuentes periodísticas.

«Descansa en paz, nuestro compañero Rogelio, Dios te tenga en su Santa Gloria, un fuerte abrazo hasta el cielo compañero», apuntó el medio Guerrero al Instante en su Facebook, del que Barragán era director.

El cuerpo apareció el martes en la tarde dentro de un auto abandonado en Zacatepec, al sur de la capital mexicana, luego de que el comunicador fuera secuestrado un día antes.

Según cuentan medios locales, el reportero fue encontrado con golpes y con un disparo en la cabeza. Policías municipales acordonaron en tanto arribaba el personal de la Fiscalía de Morelos, y de los servicios periciales para examinar el cuerpo.

México es uno de los países más peligrosos para el ejercicio del periodismo en el mundo.

Con el de Barragán ya son al menos once los periodistas mexicanos asesinados desde el comienzo del Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador el pasado 1 de diciembre.

Durante el mandato del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se cometieron 47 asesinatos de periodistas en México, de los cuales 9 fueron en 2018, de un total de 2.347 agresiones contra los medios de comunicación. EFE